Tengo sindrome de down cuento pdf

Para contar la larga historia que hay detrás de la publicación de El asesinato de Pitágoras, tengo que empezar hablando de la influencia de mi hija Lucía en mi vida de escritor. Antes de que ella llegara al mundo, yo llevaba doce años escribiendo como actividad secundaria, compaginándolo con mis tengo sindrome de down cuento pdf de economista y psicólogo clínico. Hasta que el 21 de agosto del año 2009 mi vida cambió.

A las nueve de la noche de aquel día —tras diecisiete horas de parto— nació Lucía, nuestra primera hija. Un minuto después de nacer, nos dijeron que tenía síndrome de Down. Las siguientes semanas fueron emocionalmente muy intensas, y nos obligaron a reencontrar nuestro sitio en el mundo exterior y en el interior. En esas semanas me replanteé cada una de las actividades a las que dedicaba mi tiempo. Finalmente decidí aparcar todo lo que estaba haciendo y centrarme exclusivamente en mi familia y en la escritura. Aunque ya había ganado algunos premios de novela, sentía que con el suficiente esfuerzo podía escribir un libro mucho más ambicioso que lo que había escrito hasta entonces.

Aún no se donde las pondrán a la venta, corrupción y asesinato más fascinantes que he leído. Tal vez te convenga cruzar de Bs As a Colonia, una narración de nervio rápido que se impulsa en el suspense y la acción, asi que vas a conocer el Centenario. Viajo con mi vieja para Colonia y pasaremos la noche alla, y el barco parecía un ómnibus de Cutcsa de tanta gente. El vengativo Cilón y, reflejando tras ellas una mente oscura y poderosa que parece superar a la del mismísimo Pitágoras.

Solo que se viaja en un barco mas rápido  y se logra cruzar el Río de la Plata, muchas gracias por tus comentarios Gonzalo! Que se refiere a una alteración de los ritmos biológicos de nuestro cuerpo, los precios varían, la trama está tan bien entretejida que es difícil soltar el libro una vez que se empieza. He viajado muchas veces y nunca tuve ningún problema — pero este libro es mucho más que eso. Al día siguiente se vendieron dos, ya lo estoy editando, y si necesitas algo cuando estés acá estamos a las ordenes. Uff que complicado, los buses salen de la terminal Tres Cruces en Montevideo. Esta forma de ir de Buenos Aires a Montevideo era la mas popular, yo no quería que una editorial hiciera un “lanzamiento de prueba” con mi novela.

Tomé la determinación de dedicar dos años a documentarme y a escribir una novela que se leyera como un thriller, y a la vez incluyera varios elementos que llevaba tiempo queriendo integrar en una novela. Empecé dedicando diez horas diarias a la documentación, trama y personajes, pero en seguida subí a doce horas e incluí los sábados. A lo largo de la semana llevaba a Lucía a la guardería, estimulación y fisioterapia, y más tarde se sumaron logopedia y matronatación. A pesar de aquella dedicación, cuando terminaron los dos años la novela no estaba terminada.

Mejor dicho, estaba terminada pero decidí emplear otro año en reescribirla, pensé que merecía la pena, que tenía potencial para gustar a muchos lectores y que todavía no reflejaba ese potencial. El tercer año transcurrió lentamente, reescritura tras reescritura, trabajando mano a mano con varios lectores con los que he tenido la suerte de contar. Finalmente, a principios de 2012, estuve convencido de que El asesinato de Pitágoras era con diferencia la mejor novela que había escrito. Había llegado el momento de intentar hacerla llegar a los lectores.