Cuadro medico adeslas valencia 2016 pdf

Primero de todo agradeceros que entréis al blog cuadro medico adeslas valencia 2016 pdf os informéis de cosas que os puedan ayudar y sobre todo que compartáis información con comentarios, eso nos ayudará a todos. Os voy a comentar mi caso, para que entendáis el motivo del foro y para que muchas personas que se encuentran en mi situación sepa que no está sola, que hay mas gente como ella.

Mi nombre es Marcos, nací en 1988 y el único problema que tengo y he tenido desde los 16 años es la sensación de sequedad ocular. Todo empezó cuando empecé a usar lentillas blandas cuando tenía 15 años. En la óptica estas unos 2 días probándotelas para adaptarlas a los ojos. Yo tardé una semana porque nunca estaba cómodo al cien por cien. El problema fue que a pesar de no volver a usar lentillas sequía sintiendo sequedad ocular. El primer oftalmólogo que me vió me dijo que la única solución que había era gotas artificiales. Desde ese momento comenzó mi interés de encontrar una solución, no sólo no podía utilizar lentillas, sino que según el oftalmólogo iba a estar toda la vida echándome gotas cada 10 minutos y encima tenia los ojos con un aspecto muy desagradable, muy rojos, inflamados a veces, etc.

Ya tendría 18 años cuando empecé a mirar soluciones como los tapones lacrimales. El 2º oftalmólogo que fui me dijo que tenía una conjuntivitis alérgica y me mando un colirio antiinflamatorio, el FML. Se había creado una esperanza, pero el subconsciente me decía que no iba a funcionar, que no iba a ser tan fácil, que después de 2 años con molestias un colirio iba a ser la solución. En efecto estuve 3 semanas con el colirio y me mejoró bastante, pero nunca se fueron del todo las molestias.

Buscando en Internet encontré una posible solución: los tapones lacrimales. Me puso uno en cada ojo, eran de silicona, tipo en forma de ancla y a la semana el del ojo derecho se me quitó y el del izquierdo se mantuvo durante mucho tiempo. El problema fue que no noté nada de mejoría. La ilusión se volvió en decepción. Mi próxima cita fue en Ramón y Cajal, donde me vió un reumatólogo, el doctor Patier ya que algunas enfermedades reumatológicas pueden estar relacionadas con la sequedad ocular.

Teniendo todas las pruebas negativas el doctor Patier me dijo que a pesar de dar negativo no significa que no pueda tener la enfermedad. Estados Unidos ,pero que conocía una farmacia en Valencia que la hacían como fórmula magistral. A los 3 meses de echarme el colirio noté muchísima mejoría, llevaba tiempo sin estar así y pensé que esta solución me curaría definitivamente mi problema de sequedad ocular. Con el tiempo se estancó la mejoría y volví a empeorar, quizás estaba un poco mejor que antes de utilizarla. La tercera ilusión y la tercera decepción. A partir de ahí me informé muy bien sobre el síndrome de Sjogren, una enfermedad que no tiene cura, algo duro de escuchar.

Con el tiempo empecé a notar mas sequedad en la boca, me costaba masticar los alimentos, un síntoma propio del síndrome de Sjogren por lo que me autoconvencí si ya no lo estaba antes de que era lo que tenía. Me enteré de un novedoso tratamiento: el rituximab, son unas inyecciones que eliminan el exceso de linfocitos y evitan que la enfermedad vaya a mas o por lo menos no a la misma velocidad. Se lo propuse al doctor Patier y el cuadro médico de reumatología del Ramón y Cajal me lo denegaron. Me dijeron que en algunas personas con sequedad ocular los tapones lacrimales arriba mejoraba mucho las molestias. La lágrima me sobraba, tenía que quitármela con pañuelos, tenía los ojos llorosos siempre, pero me daba igual, la sensación de sequedad ocular me había mejorado muchísimo, y a pesar que no curaba el problema, se podía vivir con ello.